Artículos

La etiqueta de una mujer creyente.

¿Qué es una etiqueta?

Etiqueta es una norma de conducta que imita las expectativas para el comportamiento social de acuerdo con las normas convencionales dentro de una sociedad, clase social o grupo.

A nadie le gusta vivir bajo etiquetas, pero lamentablemente vivimos en un entorno donde los creyentes somos señalados de muchas maneras. Sobre todo, la mujer creyente cuando se sujeta a cumplir sus papeles según su diseño divino, respetando e imitando una vida bajo la voluntad de Dios.

La etiqueta posee un fin más que nada descriptivo, pero también sirven para que el público identifique y diferencie una marca o variedad de otra.

La mujer creyente es diferente en su porte, conducta, manera de hablar y en su diario vivir refleja quien es El que guía su vida entera. Si una mujer creyente no presenta una variación en su convicción y testimonio, entonces algo esta mal. Es hora de encender el botón de alarma y empezar a trabajar en su crecimiento espiritual, urge sumergirse en las Escrituras y en la oración para que encuentre la luz al camino de la verdad.

¿Qué es ser mujer cristiana?

En pocas palabras una mujer creyente es aquella que permanece sujeta a los mandatos de Dios para su vida, aceptando su voluntad, respetando los estándares de vida que se le otorgan como requisito en las Sagradas Escrituras. Es aquella que no busca aceptación, sino que lleva consigo el mensaje de Salvación y por medio de este mensaje adquiere gracia del Señor para ser luz en un mundo lleno de contradicciones y amenazas para aquellos que andan conforme a la verdad.

El concepto de ser mujer se filtra de tal manera en nuestros roles y relaciones que fácilmente puede convertirse en la base sobre la cual evaluamos nuestra autoestima. (coalición por el evangelio)

Veamos los siguientes textos, y encontraremos nuestras etiquetas dadas desde el momento de la creación.

Genesis 2:18

“…Ayuda idónea para el” 

  • Dios determina para que fue creada la mujer en ese momento. Dios limita el rol de la mujer durante la creación.
  • Dios autoriza ese diseño como una diferencia funcional entre un esposo o esposa.
  • Dios pone a la mujer como una ayudante para ser la proveedora de lo que le falta al otro, la ayuda que pueda hacer lo que el otro no puede realizar.

Genesis 3:12

“…la mujer que me diste por Compañera…”

  • Adán determino aquí como veía a Eva, considerándola una compañía, por lo tanto, el sentía de parte de ella un respaldo, alguien que ofrece una ayuda, aquella que actúa en respuesta a las necesidades de este hombre.
  • Adán siente en Eva un complemento de su existencia. Mas que una ayuda, la señala como aquella en la que puede confiar y recibir un trato especial de su parte. (1 Corintios 11:7)

Una mujer representa su diseño cuando respeta las etiquetas que Dios marco para ella desde el principio, y vemos en estos versos que para que el plan de Dios pudiera llevarse a cabo, era necesario que el hombre tuviera esa ayuda.

Por autoridad del Señor, la mujer es la única ayudante que le corresponde al hombre para hacer la diferencia en las necesidades que ese hombre se puede suplir solo. ¿Cuántas cosas el hombre puede hacer solo? ¡¡Muchas!! pero en ¿cuántas la mujer puede ser una pieza clave para el éxito o el fracaso de ese hombre?

Dentro de estos versos podemos ver también como a cada mujer se nos establecen algunas marcas o etiquetas que informan como debe ser una mujer cristiana, (alli incluye todos los papeles que cumple en su diseño).

Pero estas etiquetas van acompañadas de otra serie de información que no puede ser rechazada y mucho menos cambiada para nuestro beneficio o placer. Información que nos hace reforzar el carácter y la personalidad, que vienen unidas a ambas descripciones dadas en los primeros capítulos del libro de Génesis.

 Por lo que, las más relevantes y las que la Biblia menciona como el reflejo del carácter y personalidad de una mujer son:

  1. Respeta a su marido (Efesios 5:33)
  2. Honra a su padre (Efesios 6:2)
  3. Aprende en silencio, se sujeta (1 Timoteo 2:11) Reverencia a Dios y su Palabra.
  4. Es honesta, no calumnia, sobria y fiel (1 Timoteo 3:11)
  5. Sujeta a su marido. (1 Pedro 3:1) actúa en obediencia para glorificar a Dios en su papel de esposa. La sujeción también debe darse a nuestros padres, a nuestras autoridades ( Romanos 13) y lideres de la Iglesia (1 Timoteo 5:17)
  6. Tiene una conducta casta y respetuosa (1 Pedro 3:1) es una mujer que actúa con prudencia en los momentos requeridos, que cuida su forma de expresar, que es cuidadosa al tomar el control de sus acciones, respetando la autoridad del hombre, y por ende reconoce la mayor autoridad que viene de Dios.

Amadas, es necesario que meditemos que papel estamos jugando en la vida de ese hombre o de esos hombres que están alrededor nuestro, ya que no solo podemos ser de apoyo y compañía para nuestros esposos. Muchas tenemos hermanos de sangre, hermanos en la fe, hijos varones, que necesitan en muchas ocasiones del aliento y palabras de animo de una mujer.

Aun en este tiempo de crisis, nuestro papel como mujeres del hogar no cambia, no se limita a una cuarentena, tenemos mucho trabajo por hacer dentro de casa, un papel hermoso que cumplir, sea cual se la etapa en que nos encontremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s