Reseñas de Libros

Recomendación de libros para niños (Tercera parte)

Los libros que les muestro a continuación, aún no he comenzado a trabajarlos con mi hija, probablemente pase un tiempo para poder ver de manera profunda estos materiales, pues son libros que presentan un enfoque más amplio de como hablarles y presentarles a nuestros hijos el evangelio. En lo personal, voy adquiriendo material que pueda ser útil para mis hijas en un futuro, confiando en el Señor en que su corazón se interese por escuchar siempre la verdad, pues los hijos van creciendo tan rápidamente; y es genial que aprendan a leer y que se interesen por conocer más de la Palabra de Dios, por eso es necesario alistarles material que puedan disfrutarlo y devorarlo para su crecimiento espiritual.

9. La más Extraordinaria Historia jamás contada por Sugel Michelen.

10. ¿Quién me hizo? (Editorial Poiema)

11. El Progreso del Peregrino (libro de bolsillo ilustrado)

12. El Rey Prometido (Editorial Poiema)

Por ahora no puedo hablarles mucho del contenido de estos libros, pero les animo por si pueden adquirirlos para sus pequeños, y más para aquellos que ya están aprendiendo a leer, no hay mejor manera de que refuercen, practiquen y lean a la perfección aprendiendo del Señor.

Es una de las cosas que más atesora mi corazón, recuerdo como mi padre me ponía a leer material bíblico, al llegar a primer grado ya sabia leer, quizás no a la perfección, pero el me enseño amar ese tiempo de lectura, coloreando y a la vez aprendiendo. Mi vida se ilumina al recordar esos días, un hombre de pocas letras, ya que él aprendió a leer con mi madre, no curso la escuela por motivos económicos…pero ese hombre me inspiro para hacer algo que el sabia que era un bien para mi vida, mi futuro y mi eternidad. Por eso es urgente hacernos esta serie de interrogantes ¿qué memorias estamos dejando en nuestros hijos? ¿cuál es el legado que más nos interesa que ellos sigan? ¿de qué manera estamos preparando su futuro? ¿cuánto tiempo estamos aportando en su crecimiento espiritual? ¿qué estamos dispuestos a sacrificar para proveerles lo necesario? Hagamos como el rey David, que trabajo para dejarle a su hijo Salomón muchas cosas listas para la construcción del templo. (1 crónicas 29).

Sembremos en esta generación que esta por ahora en nuestras manos, para que podamos ver una buena cosecha, cuando ellos comiencen a sembrar en una nueva generación, y así ir proclamando el evangelio por generaciones.

3 Juan 4 “No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad

Es un gozo poder dedicar ese tiempo tan valioso en la preparación de nuestros hijos, no desmayemos, no perdamos la dirección del camino que el Señor quiere que marquemos en sus vidas. Seamos constantes, permanezcamos firmes en la verdad y seamos fieles para que nuestros hijos tengan un buen testimonio de los mejores mentores que les fueron dados en la tierra, sus padres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s