Artículos

Envejecer con gracia.

Cuando se habla de envejecer, para muchas mujeres es un crimen hablarles de este tema. Sentirse mayores las hace sentirse feas, arrugadas y sin gracia. Pero esto se da cuando la vanidad en el corazón de esa mujer denota más interés en su físico que en su interior.

La verdad creo que a todas nos pasa, cuando ya está cerca nuestra fecha de cumpleaños, empezamos a sumar un año más y vemos que ya estamos cada vez más adentro de la etapa de las mujeres mayores…como en mi caso, ya estoy en la etapa de los 30 y tantos…y nunca me había puesto a pensar ¡Ey ya soy una mujer mayor! Esto sucede porque cuando pensamos en ser “mayor” nos enfocamos en las edades y no en la madurez y experiencia que se va adquiriendo mediante las situaciones que se viven.

Es difícil concretar qué es envejecer porque no se trata sólo de una pérdida: con la edad, las personas adquieren conocimiento o experiencia, que son valores positivos. Envejecer es un proceso inevitable e irreversible, pero no necesariamente negativo.

Pero ¿qué es envejecer con gracia? Envejecer con gracia no necesariamente tiene que referirse a la edad o la apariencia, sino más bien a la actitud de la gente a medida que avanza a través de las distintas etapas de la vida.

Es admirable como muchas mujeres que no conocen del Evangelio, se proponen mediante van entrando los años, realizar actividades que les ayudan a mantenerse vigorosas. Estar en acción es una de las metas que toman para que sus cuerpos no sucumban ante los achaques de la edad, cuidar su alimentación y renovar su mente son tareas en las que ponen empeño para sobrellevar la realidad a la que todos los seres humanos nos enfrentamos tarde o temprano. Si buscamos en Internet sobre consejos para envejecer con gracia, nos encontraremos con mucha información acerca de la salud y del cuidado físico, mental y espiritual, pero realizando actividades que ayuden a nuestra autoestima a sentirse satisfecho con los cambios que van dejando el paso de los años.

Por eso, como mujeres creyentes, debemos tener una visión diferente al pensar en nuestra vejez, como lo refleja Salmos 71:18 “aun en la vejez y las canas, oh Dios no me desampares, hasta que anuncie tu poder a la posteridad, y tu potencia a todos los que ha de venir” Una característica de una mujer mayor es que ha aprendido a envejecer con gracia. El agradecimiento y el ser generoso es parte de su carácter; dan a los demás con gracia porque sabe que ha recibido la gracia de la vida y la gracia de la salvación del Señor, algo imposible de poder pagar a DIOS. (https://mujeragradecida.wordpress.com/)

 Esto quiere decir que al ir envejeciendo, nuestra meta debe estar centrada en cómo aprovechar al máximo la madurez que esas canas y esos años están dejando. El Señor nos ha dado como hijas suyas, la oportunidad de alimentar nuestro espíritu, tenemos un súper manual para enriquecer con sabiduría ese tiempo que va caminando velozmente. La Palabra de Dios, está llena de alimento sólido que nos permite crecer.  “Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad”. 2 Pedro 3:18

En la Biblia encontramos a varias mujeres que envejecieron con gracia, mujeres que fueron útiles para la obra del Señor, pensamos a veces solo en estas mujeres, pero nos olvidamos que actualmente en nuestras congregaciones hay mujeres que ya tienen sus canas, ¡y que mujeres para saber usar esas canas!…y veamos que hay mujeres de 30 años que ya cuentan con canas; y no necesariamente se están viendo viejitas…si le echaran un vistazo a mi pelo (son de pura juventud caminando a la madurez)…solo que esas canas empiezan a florecer y no puedo decir que tan madura y preparada este para que me queden los zapatos de mujeres como:

·        María, la madre de Jesús (Lucas 1:46-56)

·        Dorcas (Hechos 9:36-43)

·        Lidia (Hechos 16:13–15.)

·        María, la hermana de Lázaro (Juan 12)

·        María la madre de Juan ((Hechos 12:12),

·        Febe, la sierva de la Iglesia en Cencrea (Romanos 16:1-2)

·        Evodia y Síntique, colaboradoras del Apóstol Pablo (Filipenses 4:2-3)

Cada una de estas mujeres cumplió un papel único e importante dentro del ministerio del Señor, algunas tuvieron el privilegio de servir junto a nuestro Salvador. Otras apoyaron a hombres de Dios, dando una mano en momentos de necesidad. Una mujer como Dorcas me trae a la memoria, a una hermana de mi congregación, la conocemos como la hermana Toñita, puedo decir que ella es la Dorcas de nuestra Iglesia, una mujer que si se pone a contar su vida, diríamos ¿pero cómo es que ella tiene tanto gozo y es tan fiel? Como ella misma lo dice, Dios tuvo misericordia de ella en los tiempos más duros de su vida, y ahora ella da su trabajo y su fuerza para servir a su  familia en la fe. Gloria a Dios por hermanas como ella y por mujeres que sin interés alguno sirven con amor en la obra, y colaboran aun en tareas que no son intelectuales sino que requieren de un esfuerzo físico, y con su ejemplo demuestran cuán vivo y eficaz es el poder de Dios en la vida del que le desea servir de verdad.

Quiera el Señor que mediante el cabello se nos emblanquece, busquemos con ansias el ser mujeres dignas de ser llamadas virtuosas, mujeres piadosas, serviciales, hospitalarias, diligentes y dispuestas a respetar nuestro diseño, para glorificar a Dios en toda etapa de nuestras vidas. Abracemos el ejemplo de esas mujeres que dentro de nuestras congregaciones son de mucha ayuda, que son de pocas palabras pero de mucha acción para servir en la obra del Señor.

1 comentario en “Envejecer con gracia.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s