Devocionales

Pequeños Reyes con Grandes Determinaciones

En la Palabra de Dios tenemos muchas historias de hombres mayores, fieles al Señor y con un gran impacto, los cuales han quedado plasmados en las Escrituras para nuestro conocimiento. Pero ¿Qué de los pequeños que no esperaron a ser ancianos para dejar su huella en la historia del pueblo de Jehová?, igualmente son resaltados en las Escrituras. Mencionaremos dos de ellos:

El Rey Joás:

La vida en la niñez de Joás no ha de haber sido nada fácil, era hijo del rey Ocozías y nieto de la malvada y usurpadora Atalía; quien destruyó a la descendencia real para poder reinar.

Joás fue salvado por su tía Josaba y el sacerdote Joiada, lo escondieron en la casa de Jehová por seis años. Qué periodo más duro ha de haber sido para este pequeño.

Pero en cada situación el Señor tiene un plan y un propósito.

Era sólo de 7 años cuando comenzó a reinar y reino 40 años en Jerusalén; el decidió restaurar la casa de Jehová, las Escrituras mencionan que hizo lo recto ante los ojos de Jehová todo el tiempo que le dirigió el sacerdote Joiada (2 Reyes 12).

Dos puntos a resaltar:

  1. Hizo lo recto ante los ojos de Jehová a su corta y temprana edad.
  2. Lo dirigió un anciano lleno de sabiduría y temor del Señor.

El Rey Josías:

De 8 años era Josías, cuando comenzó a reinar. En su juventud el rey comenzó a buscar al Dios de David su padre, y anduvo en sus caminos sin apartarse a derecha ni a izquierda. Cuatro años más tarde comenzaron sus reformas. Destruyó por completo todo lo relacionado con la idolatría (los lugares altos y los sacerdotes idólatras), dedicó su atención a la restauración del templo, fue hallada una copia del libro de la Ley, todo esto produjo el avivamiento verdadero, que comenzó con el retomar las enseñanzas de Palabra de Dios (2 Crónicas 34-35). 

Podemos observar que estos reyes no esperaron hasta ser ancianos para comenzar a actuar. Muy probablemente si hubiesen esperado a ser mayores, nunca habrían hecho todas las acciones que emprendieron o siquiera las encontraríamos en la Biblia. El corazón de Josías se conmovió, se humilló y creyó a la Palabra de Dios, todo esto se convirtió en acciones, que trajeron bendición al pueblo del Señor. Mientras él vivió el pueblo fue fiel a Dios. Que maravilloso todo lo que este rey logró hacer cuando comenzó a creer en la Palabra de Dios.

Lo que seremos como siervos del Señor mañana, no comenzará mañana; no, comenzaremos a formarnos en el hoy, cultivando una vida de servicio, obediencia y dedicación a Él.

Toda acción va seguida de una reacción, la nuestra debe de ser trabajar en lo que Dios nos manda sin importar la edad que tengamos. No esperemos crecer para que nuestras acciones tengan un impacto significativo donde el Señor nos tiene. No pensemos en el hecho de que porque  somos pequeños, menores o jóvenes, no tenemos responsabilidad con el Señor y que él no nos la demandará. Todo creyente sin importar la edad que tenga, tiene una responsabilidad en la obra del Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s