Artículos

Características de las Mujeres Cristianas Sabias y Mayores

Como cristianas, nuestra vida debe reflejar que el Señor Jesucristo mora en ella, y el llamado que Dios hace a las ancianas en Tito 2 es parte de la manifestación de una vida consagrada a Él. ¿Y cuál es este llamado? Pues enseñar e instruir a las mujeres jóvenes (mentoría), a las que de una u otra manera alcanzamos con nuestra vida y que están necesitadas de consejos sabios y prudentes para poder caminar en este mundo caído. 

Unas de las cosas que llama mi atención es que una mentora es simplemente una CRISTIANA MÁS SABIA Y MAYOR.

Ya que queremos trabajar para que el Nombre de nuestro Dios sea glorificado en el área de la mentoría, debemos saber qué implicaciones tiene  ser una cristiana más sabia y mayor. Es por eso que me enfocaré en estos dos puntos. Primero abordaremos el enfoque de la edad, seguido con el de la sabiduría.

Ser una Cristiana Mayor: Una de las cosas que tenemos a nuestro favor es que no tendremos que esperar hasta ser ancianas (mujeres de 50 y más) para poder enseñar a mujeres más jóvenes, porque siempre seremos una mujer mayor para otra, así que la responsabilidad nos atañe a todas y a cada una de las mujeres cristianas. Otro aspecto a nuestro favor es que en la larga edad tenemos la inteligencia (Job 12:12), ¡¡no es fantástico esto!!

Ser una Cristiana Sabia: El Señor en su palabra nos manda a las mujeres mayores a enseñar a las mujeres jóvenes y a enseñar con sabiduría.

Tito 2: 3-4

Las ancianas así  mismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos.  

Vamos a definir algunos términos

Sabiduría: Conjunto de conocimientos amplios y profundos que se adquieren del estudio o la experiencia.                                                                        

Reverentes: proviene de adjetivo jieroprepes denota apropiado a un carácter sagrado, aquello que es adecuado en personas, acciones o cosas consagradas a Dios.

Esclavas: En el texto original es douleuo que significa servir como esclavo, ser esclavo. Se usa frecuentemente de servir sin relación alguna con la esclavitud.

Entonces ¿Que implica ser sabia?:

  • Ser reverentes en su porte: en el texto original la palabra porte es kathistemi que significa: denotación de una condición, o conducta, proceder. Entonces Dios nos dice que la conducta o el proceder de una cristiana debe de ser basado en todos los conocimientos adquiridos a través de los años en el estudio de su Santa Palabra, no debe ser un proceder donde se viva dando mayor importancia a las cosas vanas que no tienen ninguna relevancia en la eternidad, ni provienen del Padre, sino del mundo (1 Juan 2:16). Toda la sabiduría que debe transmitir  no debe ser la terrenal sino una que proviene de lo alto como se menciona en Santiago 3:17, para así poder edificar las vidas de las jóvenes a las que alcanzarán. 

William MacDnald: debemos ser librados de mujeres superficiales cuyos pensamientos están centrados en cosas frívolas. Reflexionemos en la connotación de la palabra “librados”.

  • No Calumniadoras: la palabra que Pablo emplea aquí es del vocablo griego diabolos,significa: calumniador, falso acusador. La referencia es a una persona que tiene inclinación a encontrar defectos en el comportamiento y en las actitudes de otros, y a esparcir acusaciones falsas, con el objetivo de causar un daño  a la persona calumniada. Esto es realmente impactante, si hacemos uso de la calumnia nos asemejamos al mismo satanás, si la calumnia está  en nuestras vidas no podemos enseñar a otros, porque no edificamos con este acto, sino que pecamos y destruimos.
  • No esclavas del vino: en las escrituras hay muchos pasajes que nos hablan acerca del vino, uno de ellos es Prov. 20:1 dice que cualquiera que por este yerra no es sabio. Otra referencia que las Escrituras hacen es que el mucho vino nubla el buen juicio (Oseas 4:11). Al estar dominadas por cualquier sustancia o cosa que ocupe el primer lugar en nuestras vidas no estamos siendo sabias, sino idólatras y nuestro juicio no es bueno ni  apto para enseñar. No estamos teniendo dominio propio.
  • Maestras del bien: toda mujer cristiana debe de ser una maestra del bien, transmitiendo a las nuevas generaciones la sabiduría que viene de Dios. Años de estudio bíblico y de experiencias prácticas la capacitan para transmitir un consejo valioso a las que comienzan en las diferentes etapas de la vida. En caso contrario, cada nueva generación está condenada a aprender a través de duras experiencia (William MacDonald).

Hay muchas características que podríamos mencionar, se las dejo para que las analicemos y recordemos que la edad no es un impedimento, todo lo contrario, es una ventaja.

  • Proverbios 14:16
  • Santiago 3:17
  • Efesios 5:15-16
  • Proverbios 14: 29
  • Eclesiastés 8:1

El trabajo en la obra del Señor es grande, y muchas veces como mujeres no identificamos el área en la cual participar para el crecimiento y fortalecimiento de dicha obra. Bueno, esta es una excelente área por la cual comenzar, en el entendido que no es una opción, sino un mandato de parte del Señor a todas las mujeres. Somos llamadas a enseñar con sabiduría.

Algunas cosas que se deben considerar para llevar a cabo este trabajo son: en primer lugar, cada mujer debe estar preparada para realizar esta labor,  analizando e identificando en qué áreas está fallando que le obstaculizaría el cumplir con este mandato. El Señor, en la lista anterior no establece como requisito, el ser perfectas para enseñar, pero sí,  como cristiana debe ser consciente de la lucha diaria en contra de su pecado y debilidades que podrían entorpecer esta bendita labor.  

En segundo lugar, se debe tener conciencia del ataque constante e inmisericorde del que las jóvenes son objeto por parte de Satanás, siendo bombardeadas con todo el arsenal que el mundo posee para atraparlas y destruirlas, procurando que éstas continúen cometiendo los errores de las anteriores generaciones una y otra vez, desconociendo el consejo y la instrucción del Señor para sus vidas.

En tercer lugar, si las mujeres cristianas no están cumpliendo su cuota de responsabilidad en cuanto a la enseñanza de las mujeres más jóvenes, estarán desobedeciendo el mandato directo de Dios, y viendo cómo cada día la vida de las jóvenes es destruida sin siquiera inmutarse.

Hay que dejar de pensar en que no se tiene la edad adecuada, porque como ya lo mencionamos, siempre seremos mujeres mayores para alguien más. Tampoco decir que no se tiene el conocimiento del cómo hacerlo, ya que la palabra de Dios nos equipa para poder enseñar (2 Timoteo 3:16-17) y si tenemos falta de sabiduría, pidámosla a él y nos la dará abundantemente (Santiago 1:5).

Toda persona joven necesita la amistad de un cristiano mayor piadoso, de quien pueda recibir dirección y consejo. Todo debe hacerse para que Dios sea glorificado y su Nombre no sea blasfemado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s