Devocionales

No hay presupuesto para la perfección

Me levanté recordando esa frase que es el título de este pequeño devocional, la escuche en un programa en el que muestran a muchas mujeres que llegan a una tienda de vestidos de novia, a buscar su vestido de ensueño para su gran día.

Me preguntaba ¿en cuántas ocasiones pensamos de esa manera? En la que centramos nuestras fuerzas en aquello que estamos anhelando tanto y que no importa el derroche que se haga.

Las mujeres tendemos a ser más intensas para gastar, no solo en el vestir, sino que también en la apariencia física, en lo bonito y reluciente que deseamos ver nuestra casa y algunas otras cosas que nos hacen afanarnos y depender en muchas ocasiones de eso. Es donde está el error, cuando comenzamos a depender de cosas externas, que nos alejan de la realidad de quienes somos, y de lo que Dios quiere que seamos y como quiere que vivamos.

La publicidad y todo el mercadeo que existe hoy en día para exaltar la vanidad de la mujer ha ido creciendo, por lo que gastar en ciertos lujos es normal, hay que tener los maquillajes más finos, outfits de reina, accesorios que concuerden según el estilo que llevemos y todo aquello que no nos permita desentonar de la moda actual. Es increíble pensar cuánto podemos invertir en vestir y vivir bien. Ya que llevando una vida sencilla por lo menos en mi país, la inversión es grande y hablando meramente de necesidades, no de gustos y caprichos que en alguna ocasión solemos darnos.

Pero ¿de qué sirve tanto afán? ¿ de qué nos sirve buscar la perfección sin medir el derroche? La Biblia nos pone un alto con lo que dice en Mateo 6:27-33.

27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se angustie, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os angustiáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. 30 Y si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe? 31 No os angustiéis, pues, diciendo: “¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?”, 32 porque los gentiles se angustian por todas estas cosas, pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas ellas. 33 Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Podemos notar que no es malo querer vernos bien, buscar tener salud y cuidar nuestro aspecto y el aspecto del entorno en que nos movemos. El problema es cuando la mente se concentra en el porque “merezco” verme bien y vivir bien; no importa que haga y cuánto invierta, que a la larga la inversión va creciendo, porque el afán de complacer esos anhelos se vuelven una obsesión enfermiza que no escucha de razones y puede más la vanidad.

Notemos que dice Romanos 12: 1-2

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Es necesario que meditemos si estamos actuando de tal manera, buscando la templanza en el Señor para no ser presas de un vivir tan engañoso. No perdamos la dirección de nuestra vida en vanidades. Alimentemos con mayor dedicación lo que las arrugas, los kilos demás y toda esa “perfección externa” no nos pueden dar. Preocupémonos por perfeccionar nuestro entendimiento, que nos permitirá reflejar un corazón piadoso y bondadoso, porque la Palabra del Señor vestirá de gala nuestro interior.

1 comentario en “No hay presupuesto para la perfección”

  1. “La palabra del Señor vestirá de gala nuestro interior”… qué excelente manera de describirlo… la alegría del corazón hermosea el rostro, dice Proverbios. Nunca una mujer es más hermosa que cuando refleja la hermosura del Señor al que ama y sirve.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s