Devocionales

Sacrificio Infantil

Ezequiel 16: 20-21

20 Además de esto, tomaste tus hijos y tus hijas que habías dado a luz para mí, y los sacrificaste a ellas para que fuesen consumidos. ¿Eran poca cosa tus fornicaciones,

21 para que degollases también a mis hijos y los ofrecieras a aquellas imágenes como ofrenda que el fuego consumía?

En una de mis lecturas diarias me encontré con este pasaje, el cual había leído en otras ocasiones pero no había causado en mí la conmoción y el llamado de atención que hoy  provoco en mi corazón, ya que este tipo de prácticas aún continúan en pleno siglo XXI.

Siglo que se caracteriza por el avance de la digitalización a nivel mundial, por consiguiente entendemos que ahora tenemos mucho mayor acceso a información que en otros siglos no se tenía. Suponiendo así que el ser humano debería poseer “mayores conocimientos en los diferentes aspectos de la vida”.

¿A que quiero hacer referencia con todo esto?

Bueno a un tema bastante delicado hoy en día, y es al sacrificio infantil, decidí titularlo así, porque así lo llama la Palabra de Dios.   

Vamos a ir un poco atrás en la historia, iniciando con el pueblo escogido por Dios, para ser su pueblo, valga la redundancia, el pueblo de Israel.

A través de la historia del pueblo de Israel, las Escrituras nos muestra como durante muchos años y muchas etapas, este pueblo realizó esta práctica (Infanticidio), práctica que vale mucho la pena resaltar no fue nunca ordenada por Dios a su pueblo, ya que era para él una abominación (Levítico 18:21) que contaminaba su nombre.

Pero a pesar de todo lo que el Señor les hablo en contra de esto; el pueblo continúo realizando esta práctica, y no solo el pueblo, también participaban de ellas su propios líderes (2 Reyes, 2 Crónicas, podemos encontrar muchos relatos) sacrificando sus hijos a muchos dioses. Los menores eran ofrecidos a dioses como: Moloc (Jeremías 32:35), Baal (Jeremías 19:5), entre otros, el pueblo tenia lugares específicos (por ejemplo: Tofet, valle del hijo de Hinom) donde realizaban este tipo de rituales. Todos estos dioses eran dioses de los pueblos paganos de los cuales el Señor les había mandado explícitamente arrojar de en medio de ellos, para no adoptar y contaminarse con las prácticas de estos. Pero su pueblo no obedeció, y como resultado produjo que la ira de Jehová se encendiera contra el pueblo. Al que no dejo por ningún punto sin castigo.

Todo este relato nos ha de sonar Inhumano, cruel y hasta macabro. Lo lamentable es que hoy en día se sigan practicando dichos sacrificios, cuando se supone que es la era de la información. Y sí, es la era de la información, pero también la era en la que no hay ningún Temor del Señor.

Podemos pensar ¿Cómo? Y ¿Dónde se practica todo esto? Se practican en nuestra sociedad a la vista de todos nosotros y en muchos lugares es hasta “legal”.

¿Cómo podemos aplicar estas prácticas a nuestros días?

Hay muchas formas pero hoy mencionaré solamente dos:

  1. La política de muchos países de un solo hijo por pareja.

Desde hace algunos años ciertos países han tomado medidas para controlar el crecimiento poblacional, argumentando que al reducir la tasa de natalidad mejoraran ciertas condiciones o “problemas”, como problemas ambientales, problemas sociales, problemas económicos, etc.

Todo esto es contrario a lo que nos muestra el Señor en su Palabra (Génesis 1:28, Salmos 127: 3-5) Él nos muestra como los hijos son una gran bendición de parte del Señor y no un problema. Además recordemos que estos pequeños son de ÉL (Mateo 19:14, Ezequiel 16: 20 habías dado a luz para mí). No se nos olvide eso.

2. Los famosos abortos clínicos.

El uso de estos procedimientos se utilizan para terminar un embarazo “no deseado” de forma voluntaria. Muchos podrían argumentar mil cosas: que esto se realiza a las no sé cuantas semanas y que aún no se considera ser vivo, que aún no ha nacido, etc. Pero los resultados son los mismos (Matanza de niños).

Todas estas prácticas aún son condenadas por Dios en la actualidad, aún son abominables para Él porque este no es su diseño. Un día el juzgara a todos los que practican tales cosas.

Podemos ver con  estos dos ejemplos como hoy en día continuamos viviendo en medio de una sociedad en la que estas prácticas se están volviendo tan normales y tan de moda, que muchos del pueblo del Señor no les causan mayor asombro.

Es muy cierto que ya no hacemos altares y sacrificamos los niños a Moloc o Baal como en la antigüedad, pero tenemos muchos dioses a los que están siendo entregado en sacrificio nuestro niños, ¿Cómo cuáles? Las motivaciones de conveniencia personal, la libertad de elección, el materialismo, etc. Todo esto demuestra que aún estamos viviendo en tiempo de gran idolatría, el tiempo del “YO” el gran y enorme amor por nosotras mismas.

Como mujeres temerosas de Dios debemos de estar alertas a todas las formas enmascaradas de sacrificio infantil a las que estamos expuestas y que en muchas ocasiones ni siquiera sabemos que existen. Es mi oración que Dios pueda darnos el discernimiento y la sabiduría necesarias para poder reconocer este mal y defender el valor que Dios le ha dado a los niños, cualquiera que sea su condición, ya sea que estén en el vientre (en cualquier semana gestacional) o que ya estén nacidos.

1 comentario en “Sacrificio Infantil”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s